≡ Menu




Guindo: características, taxonomía, madera y más

En esta oportunidad hablaremos de Guindo o llamado de igual forma como árbol de cerezo, aunque no es un cerezo como tal, su fruto es muy parecido, posee muchísimas propiedades y nutrientes, lo cual nos beneficia en el organismo, a continuación características, usos y mucho más.

Guindo -7

¿Qué es el Guindo?

Se trata de un arbusto que logra alcanzar los ocho (8) metros de altura, su apariencia es muy similar al del cerezo, por tal motivo es confundido. Posee hojas caducas, muy sencillas, alternas en la parte intermedia de sus ramificaciones y en los extremos de las ramas se muestran juntas y cerradas, con un tamaño aproximado de 3 a 9 centímetros de largo y de 2 a 5 centímetros de ancho.

Sus flores son de color blanco y crecen en racimos muy atractivos. Por otra parte, sus frutos son las guindas, muy parecidas a la cereza. Son diferenciadas del cerezo por su menor porte y por el tamaño de sus hojas, estas son más pequeñas.

Este arbusto es un poco más pequeño que el árbol del cerezo silvestre, muchos árboles crecen hasta los 10 metros de altura, con muchísimas ramillas en cada una de sus ramas. Sus hojas son ovaladas, con un tamaño de 3,5 a 7,5 cm de longitud. Contiene unas bayas o frutos de color rojo casi llegando a negros, estos crecen por lo general en los tallos más cortos.

El guindo es una especie de árboles que es cultivada por lo general en lugares silvestres. La vivencia de estos arbustos está entre los 800 y  1800 metros de altitud.

Especies

Este árbol lo conocen como Cereza, y a la vez como guinda, este es el nombre del fruto de una multitud de arbustos del género Prunus, aunque por otra parte, en el área del comercio su aprovechamiento es un poco limitado entre sus especies. (Ver Artículo: Rosa de Siria)

Todos los cerezos son del género Prunus, como hemos mencionado anteriormente, pero a este género pertenecen especies que aún no lo son, como por ejemplo el árbol del ciruelo, el árbol del almendro, el árbol del albaricoque y de igual forma el árbol melocotonero o duraznero.

En España le dan el nombre de guinda al fruto de Prunus cerasus y a su vez como cereza al de Prunus avium, pero en muchos lugares de América su nombre común es cereza ácida, o cereza dulce.

Existes numerosas especies de guindo, las cuales mencionaremos a continuación:

  • Prunus cerasus salicifolia
  • Prunus cerasus umbraculifera
  • Prunus cerasus  austera
  • Prunus cerasus  avium
  • Prunus cerasus  caproniana
  • Prunus cerasus  cerasus
  • Prunus cerasus  marasca
  • Prunus cerasus pumila
  • Prunus cerasus  salicifolia
  • Prunus cerasus  semperflorens
  • Prunus cerasus  Umbraculifera.
  • Prunus serrulata en Ponta Grossa, sur de Brasil

Características

Este árbol es nativo del Sudeste de Asia y Europa, el guindo es más pequeño que el árbol de cerezo silvestre, contiene muchas ramillas en cada rama, sus hojas son ovaladas con un tamaño entre 4 a 7 cm aproximados de longitud, no contienen velo, son un poco duras y con un color brillante en la parte superior.

Sus frutos son de color rojizo llegando casi a negros, estos frutos crecen en los tallos más cortos del árbol. Los arbustos pueden crecer tranquilamente en huertas y son moldeables mediante el proceso de la poda. Los guindos, pertenecen a la familia de los cerezos, por tal motivo su sabor y aspecto son totalmente similares. Sin embargo, el fruto de los guindos es aún más ácido, y su crecimiento no es tanto como los cerezos, es más moderado.

Sus  ramas son de color pardo rojizo, tienden a colgar a menudo, posee hojas alternas, un poco brillantes y a su vez dentadas. Las flores generalmente son de color blanco, estas brotan en manojos sobre las ramas más cortas. Los frutos son drupas que suelen ser de  colores desde el rojo claro al morado más intenso.

Es una especie oriunda de Asia que es cultivada a través de sus frutos, ya hemos mostrado todas las especies de su familia, las cuales son numerosas en el mundo entero.

Ejemplares de este árbol pueden alcanzar desde los 4 metros de altura el más pequeño y alrededor de los 10 metros el más grande, pero ambos con una multitud de ramillas. El tamaño de sus hojas son de hasta 8 centímetros de longitud las más grandes y las más pequeñas desde 3.5 centímetros, siendo estas más brillantes y lustrosas que las del cerezo.

Por el contrario sus frutos son muy similares a la cereza, de color rojo muy intenso, en ocasiones son de un color casi negro, muy oscuras, siendo estas diferenciadas por su sabor ya que el fruto de las guindas no son tan dulces, su sabor es más ácido que el cerezo. (Ver también: Rambután)

En cuanto a sus flores, estas poseen corola y cáliz presentan 5 pétalos y crecen agrupadas en racimos. Tanto sus flores como los frutos, aparecen cuando el arbusto aún no ha retoñado, entre los meses de abril a mayo. Son de color blanco y rosado muy claro, con un tamaño entre 2 y 3 centímetros de diámetro; contienen cinco sépalos y varios pétalos blancos. Las espigas son múltiples. Las flores forman haces es decir umbelas, que conforman de 2 hasta 6 unidades, en su base hay una corona de brácteas (órgano de las flores).

Nombre Científico

El guindo es científicamente llamado Prunus cerasus, pero es conocido de igual forma como cerezo ácido o cerezo de Morello, estos arbustos son una especie de Prunus del subgénero Cerasus, oriundos del Sudoeste de Asia y de Europa. Están relacionados con Prunus avium, cerezo silvestre, o de igual forma conocido como cerezo dulce.

Una especie muy relacionada al Prunus cerasus es la cereza Prunus avium, que es igualmente conocida como cereza ácida, o picotas. Prunus era el nombre romano del fruto del ciruelo y el que fue dado luego a las especies de los frutos con semejanza que contenían huesos.

Otras dos especies de cerezas o llamados científicamente Prunus cerasus, entre la especies más comunes son P. avium, que es el perteneciente a las frutas dulces y generalmente de color muy oscuro, y P. cerasus, el perteneciente a las frutas ácidas que contienen un color rojo brillante. Ambas frutas son nativas de Europa y de Asia occidental, como ya hemos mencionado.

Propiedades

Entre las propiedades encontradas en este arbusto tenemos muchas, las cuales han sido de gran ayuda desde la antigüedad, este árbol es usado como patrón de injerto para una multitud de plantas o variedades de cultivo, pero también es utilizado como arbusto ornamental y como marcador de linderos, a la vez para formar setos. Los principios activos contenidos son trazas de polifenoles, como taninos catequicos, por otra parte sales potásicas y flavonoides. (Ver Artículo: Quercus Humilis)

Por todas sus propiedades es usado como diurético, expectorante, astringente, es de hecho medicado para casos en los que se necesite un aumento de la diuresis, afecciones genitourinarias como: uretritis, cistitis, pielonefritis, urolitiasis, oliguria, al igual que para la hiperazotemia, hiperuricemia, la hipertención arterial, gota, edemas, e inclusive para problemas de sobrepeso que son seguidos de retención de líquidos.

En caso de ser usado como diurético cuando exista hipertensión, cardiopatías o inclusive insuficiencias renales moderadas o hasta graves, debe solamente utilizarse bajo prescripción y con un chequeo o control médico, esto debido al peligro que pueda ocasionar el aporte sin control de líquidos, la posible situación haría que se produzca una descompensación a nivel de la tensión e inclusive que se pierda mucho potasio.

Propiedades de las cerezas

Estos frutos son escasos en grasas y proteínas, a la cereza le abundan hidratos de carbono equivalentes a un 13% de su peso, pose más que todo fructuosa; conteniendo un aporte de 60 calorías por 100 gramos. Se diferencia de muchas frutas por su contenido en potasio de 210 mg / 100 g, su contenido mineral favorece  la formación de orina y por supuesto también en fibra en un 2%, que le proporciona un efecto como laxante.

Entre las vitaminas del fruto se destacan la C en 15 mg/100 g, ácido fólico en unos 14 mg, el betacaroteno o también llamado provitamina A y a su vez vitaminas B1 y B6. De igual forma estas cerezas son ricas en antocianinas y ácido elágico, los cuales son poderosos antioxidantes.

Asimismo sus hojas y pedúnculos tienen propiedades y son por ello utilizadas en el tratamiento de las bronquitis y para combatir las diarreas. También  poseen excelentes propiedades carminativas, sedantes o relajantes y a su vez muy refrescantes.

El jugo fresco de las cerezas es antianémico, ideal por ser rico en hierro y mucho calcio, utilizado de igual manera en los trastornos hepáticos. A su vez contiene una considerable esencia polinífera y melífera. Sus hojas suelen formar parte de la composición de jugos, mezclas o tizanas que ayudan a la pérdida de peso.

Finalmente, las cerezas bien maduras son utilizadas para la elaboración de jarabes, son ideales para mejorar el sabor de algunos remedios y poder hacerlos más asimilables.

Beneficios

Así como existen propiedades tanto de la planta como del fruto y sus hojas también existen muchos beneficios que se generan a partir de ellas, logrando utilizarse para combatir muchas enfermedades y evitar otras, es importante tomarlas en cuenta y siempre acudir a un experto antes de incluirlas como parte de un tratamiento.  (Ver Artículo: Rosa de Montaña)

  • Las cerezas del guindo, son conocidas y denominadas como la súper fruta, ya que están repletas de antioxidantes denominados como antocianinas que ayudan a combatir y evitar enfermedades cardíacas y complicaciones cancerígenas.
  • Estas cerezas son una de las escasas frutas con fuentes alimenticias que poseen melatonina, antioxidante que permite regular el ritmo cardíaco y de igual manera los ciclos de sueño del cuerpo.
  • Estos frutos también son una excelente fuente de beta-caroteno es decir vitamina A, ya que poseen 19 veces más beta-caroteno que inclusive las fresas y los arándanos.

  • De igual manera son ricas en vitaminas C, E, en magnesio, en potasio, en ácido fólico, en hierro, y en fibra.
  • Son denominadas como el alimento para el cerebro, ya que ayudan en la mejor salud del cerebro y así en la prevención de la pérdida de memoria.
  • Ya que los cerezos poseen antocianinas, logran reducir  inflamaciones y  síntomas de la artritis y la gota.
  • El consumo de cerezas ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes.
  • Tienen un alto contenido de  fibra, la cual es de suma importancia para el buen funcionamiento y la salud digestiva.
  • Las cerezas son de hecho, una excelente merienda o postre, para lograr el mantenimiento de peso, esto debido al poco aporte de calorías que poseen, por tal motivo ayudan a la pérdida de peso.
  • De la misma manera tiene grandes y poderosos beneficios anti-inflamatorios, estas frutas logran reducir el dolor; son muy utilizadas para el dolor de tendones y músculos que son ocasionados por sobrecarga o algún mal movimiento durante el entrenamiento.

Por otra parte estas deliciosas frutas rojas son muy saludables, no se han detectado efectos secundarios luego de su consumo, pero de igual manera todo en exceso es peligroso, por ello deben comerlas con moderación tanto las personas que padezcan problemas digestivos como las personas que sean propensas a contener cálculos renales, esto debido al alto contenido de ácido oxálico. (Ver Articulo: Paulownia tomentosa)

Por otra parte, estas frutas también van directo a combatir enfermedades crónicas que a continuación explicaremos.

  • Reumatismo y Artritis: por los componentes depurativos y muchos antioxidantes así como ácido salicílico, estas cerezas poseen propiedades antiinflamatorias.
  • Diabetes: disminuyen el riesgo de aparición de la diabetes y por lo tanto sus complicaciones como la retinopatía, además son soportadas por personas que padezcan diabetes ya que contienen fructosa y levulosa, de bajo índice glucémico.
  • Trastornos Hepáticos: tienen la particularidad de reducir los altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre e inclusive la posible acumulación en el hígado. Por otra parte no permiten la formación de cálculos biliares.
  • Corazón: estos cerezos protegen el sistema cardiovascular, esto por los componentes fenólicos que predominan en la cereza.
  • Obesidad: estos frutos son totalmente recomendables en dietas para bajar de peso por su efecto saciante, diurético y laxante. Esto es por poseer fibra, agua y potasio, así como el bajo contenido de lípidos y sodio.

  • Belleza: contienen vitaminas A y C, las cuales protegen y suavizan la piel. También ayudan a favorecer y obtener un buen bronceado por el aporte en caroteno y es utilizada para reducir la celulitis o denominada piel de naranja, ya que mejoran la microcirculación y la inflamación del tejido subcutáneo.
  • Trastornos intestinales: su aporte diurético y acción reguladora mejoran los problemas de estreñimiento y el meteorismo que es la excesiva formación de gases.
  • Gota: Para bajar y estabilizar los niveles de ácido úrico, los cerezos son una de las mejores opciones. Algunas personas con problemas de gota utilizan el fruto al momento notar los primeros síntomas de un ataque, 30 cerezas aproximadas bastan para calmarlo.
  • Cáncer: los bioflavonoides, encontrados o especialmente las antocianinas, los cuales son los pigmentos que permiten su color rojizo azulado y que a su vez poseen propiedades antioxidantes, que son capaces de evitar y eliminar la degeneración celular, el consumo de esta fruta reduce el riesgo de padecer cáncer, en particular el cáncer de colon.
  • Antienvejecimiento: Los componentes encontrados en el fruto ayudan a la depuración del organismo y a su vez a proteger todo el sistema nervioso y vascular previniendo la aterosclerosis.
  • Sueño: por ser rico en melatonina, esta siendo una hormona que segrega la glándula pineal, es la que por las noches permite regular el sueño.

Taxonomía

La taxonomía de este arbusto es objeto de polémica ya que muchos lo colocan dentro de Rosaceae como subfamilia Prunoideae o Amygdaloideae, pero también es considerado de la familia propia de Prunaceae o Amygdalaceae.

La gran multitud de especies de Prunus que existe va cada vez aumentando significativamente las posibilidades de combinación entre ellos, por lo tanto es de mucha dificultad una posible o exacta clasificación botánica, pero tenemos una taxonomía más justa, que va de acuerdo a la siguiente información:

  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Magnoliopsida
  • Orden: Rosales
  • Familia: Rosaceae
  • Subfamilia: Prunoideae
  • Género: Prunus
  • Subgénero: Cerasus
  • Especie: Prunus cerasus sp.
  • Nombre común: Cerezo.

Madera

La madera del guindo es dura y muy  bien coloreada, generalmente es utilizada en la industria del grabado y en muchos casos en ebanistería, es de color castaño claro, y se usa de igual forma en la fabricación de muebles. Es una madera de muchos usos industriales, como ya mencionamos anteriormente, pero a su vez su utilización es muy limitada, no por sus cualidades, sino simplemente por las zonas en que habita.

Es un árbol que lamentablemente si es usado en gran escala industrial podría llegar a desaparecer; por tal motivo se podría aprovechar la madera de otras especies de árboles menos delicadas, pero muchos están buscando la manera de gozar de todas las cualidades que brinda y ofrece el guindo.

Se prefiere la madera del arbusto de guindo porque es ligeramente pesada, con alta resistencia y además fuerte. Su densidad es de 0.550 kilogramos por dm3. Posee un color blanco-amarillento, pero también contiene una ligera tonalidad grisácea en su corteza. (Ver Artículo: Roble Bonsai)

El duramen es de color más rosado, pero su  aspecto es muy agradable a la vista, ya que posee un suave brillo natural. La textura de su madera es generalmente muy fina y homogénea, de grano derecho y posee a su vez, un ligero veteado.

Sus fibras contienen una pared fina o delgada con una longitud media de 850 a 900 micrones. Uno de los usos principales es en las mueblería, especialmente en elaboraciones con detalles tallados, su utilización es óptima, también da excelentes resultados en materia de tornería, en esculturas religiosas o también en ornamentación.

Muchos lo utilizan en decorados de interior, como en laminados o en maderas compensadas y a su vez en maderas macizas, es muy utilizado y bien comercializado debido a que posee una similitud con la madera del nogal europeo.

Otros usos con excelentes resultados son cortinas y mueblería en general. Se da bien el uso de la madera en la elaboración de las colas o pegas, los lustres, tintes, e inclusive los barnices. Es utilizado en muchos casos por su fortaleza y duración en la intemperie. Asimila bien el proceso de secado, pero de igual forma se debe usar con cuidado ya sea en el secado natural o de hornos.

Guindo en Maceta

El cerezo o guindo es un árbol muy agradable a la vista, no solo por sus frutas sino también por sus hermosas flores blancas y rosadas. Crece vistosamente en Japón, pero tolera y soporta muy bien los climas húmedos y fríos.

Tanto los frutos como la cereza y las flores, son los motivos necesarios para plantar un guindo en casa. Pero hay que tener en cuenta que los cerezos pueden llegar a crecer de tal manera que suelen ser muy grandes, por ese motivo puede complicarse un poco tenerlos en el jardín.

Ellos requieren de un espacio sumamente grande para tener un crecimiento adecuado, lo cual implica conseguir un espacio lo suficientemente amplio donde plantarlo, pero de igual forma se pueden plantar en macetas y luego ser trasplantados. (Ver Artículo: Pecan)

A continuación mostraremos los pasos a seguir para plantar un guindo o bien llamado cerezo en maceta:

  1. Se comienza lavando bien las semillas para así quitarles por completo toda la pulpa.
  2. Luego para acelerar la germinación, se deben escarificar los huesos, es decir, se deben restregar un poco, suavemente sobre una superficie gruesa o rugosa.
  3. Procedemos colocando todos los huesos en un recipiente de plástico, a su vez con un papel húmedo en el refrigerador, ya que es un árbol de zonas muy frías.
  4. Por último cuando observemos que ya está germinando, se procede a plantar las semillas en una maceta.

También es importante tomar en consideración la siguiente información antes de plantar un guindo:

  • Los cerezos deben recibir mucha luz solar y buena corriente de aire.
  • Es preferible un suelo fértil y arenoso, a su vez con buen drenaje y pH ligeramente ácido.
  • El plantón de cerezo requiere mucho espacio para su raíz primaria, ya que se expande. Por tal motivo la maceta debe ser de, al menos, 20 cm es decir 8 pulgadas de profundidad.
  • Se deben plantar las semillas con 2,5 centímetros, es decir, 1 pulgada de profundidad. Para ello, se debe realizar un agujero con el dedo hasta llegar al primer nudillo y luego colocar una semilla de cerezo en él.

Cuidados Necesarios

Una vez plantado y que el cerezo en la maceta comience a crecer, se tienen que tener en cuenta muchos factores que serán necesarios y algunos cuidados específicos:

  • Se debe regar solo una vez, la tierra debe estar casi seca.
  • Los cerezos jóvenes no pueden llegar a soportar que la tierra este empapada, pero de igual manera, tampoco pueden llegar a mantenerse muy secas por un tiempo muy largo.
  • Se debe abonar los árboles cada año especialmente a los inicios de la primavera.
  • Se debe tener mucho cuidado con las plagas, e insectos, ya que las cerezas suelen ser muy vulnerables a ellos.
  • Se debe podar un poco el cerezo a medida que vaya creciendo,  para así lograr estimular la producción excelente de sus frutos.
  • Se debe tener muy en cuenta que el árbol del cerezo tarda hasta 5 años en dar sus frutos, hay casos en los que se han realizado injertos de  plantas más maduras.
  • Y también tenemos que tener presente que para que el cerezo de sus frutos, es muy necesario que las flores sean polinizadas. Al no tener cerezos cerca de la plantación con maceta, se necesitara poseer varias plantas que contengan abejas cerca.

Detalles para el Cultivo

Además delo que ya hemos visto, se deben tomar en cuenta muchos detalles para su plantación, crecimiento y cuidado, a continuación información sobre su clima, suelo y aspectos importantes para un desarrollo exitoso del guindo. (Ver Artículo: Roble Negro)

  • Clima: Los cerezos requieren mucho sol, por lo tanto se debe ubicar en una zona soleada, resisten el frío, hasta los 10º bajo cero. En ocasiones los cerezos florecen de mala manera y fructifican muy poco o de hecho nada, y eso se debe a que también necesita inviernos fríos.
  • Lugares: En los lugares donde la temperatura se mantiene todo el año igual, es decir estable, no serían los mejores lugares para que los cerezos puedan cultivarse. Se deben proteger de heladas tardías.
  • Suelo: El guindo es un árbol que requiere suelos con un buen drenaje. Sus raíces suelen extenderse mucho hacia abajo, por lo tanto necesitan que el agua llegue hasta lo más profundo, e inclusive hasta más de un metro. Generalmente la siembra suele realizarse a fines de épocas de otoño.

  • Riego: en épocas de verano el riego debe ser muy regular para así lograr evitar que el suelo se seque del todo, lo que podría ser muy perjudicial para el árbol, pero debemos recordar que no se debe encharcar, por tal motivo la importancia de que el suelo contenga un buen drenaje.
  • Abono: el abono debe ser realizado generalmente en invierno y es conveniente utilizar abono orgánico, el estiércol de caballo sería una buena y suficiente opción.
  • Poda: La poda de los guindos debe realizarse con mucha precaución, debe quitarse sólo las ramas dañadas o las mal formadas para así darles una forma más atractiva y adecuada.
  • Plagas: las más comunes que lo pueden atacar son las cochinillas y pulgones, son escasas las mosca del cerezo que son las responsables de dañar los frutos en las plantaciones.
  • Cosecha: generalmente el guindo da sus cerezos durante la época del verano.

Dejame Tu Comentario