≡ Menu




Ombú: características, taxonomía, reproducción, cuidados, y más

El ombú es una especie originaria de América del Sur, se discute si esta especie es una hierba grande o un árbol, ya que a pesar de que tiene un tronco su madera no sirve como leña, posee muchas propiedades medicinales y es generalmente conocida porque da mucha sombra.

Ombú

¿Qué es el Ombú?

El Ombú o también conocido como bellasombra es una especie de planta arborescente, originaria de Uruguay, Paraguay, el Nordeste argentino y en el Sur de Brasil. Existe una parte en la región pampeana de Argentina en donde esta especie es conocida por la sombra y como esta actúa como paisaje de este hermoso lugar, siendo muy característico de la zona. (Ver también: rosas exóticas)

Características

El tronco del Ombú es grueso y posee un gran porte ya que llega a alcanzar una altura de unos 10 a 15 m, además de que tiene una copa amplia, con raíces grandes y visibles. Su hierba llega a alcanzar muy grandes proporciones, en especial la base del tronco, sin embargo, la madera es muy ligera y casi herbácea, incluso algunos llegan a considerarlo (aunque es erróneo) un árbol en vez de una hierba gigante.

Esto quiere decir que aunque del punto de vista morfológico el Ombú es un árbol ya que posee una estructura anatómica carnosa, anómala y carente del crecimiento secundario sigue siendo una hierba gigante que es dioicas, es decir, que sus individuos femeninos son las flores con un fruto o baya y los machos son las flores que no tienen fruto.

Ombú

Hojas

Además de que su tallo es bastante húmedo y de un color verde, con una madera blanda y esponjosa, sobre lo cual es importante señalar que la madera del ombú tiene que estar muy bien desecada para que pueda ser utilizada como leña para los fogones o para la carpintería ya que sino no es adecuada para ese tipo de actividades.

Gracias a que su crecimiento llega a alcanzar su crecimiento máximo cuando llega a los 15 años, aunque por su falta de los anillos que establecen su edad no se puede pronosticar su edad con exactitud.

Dependiendo del lugar en donde esta especie este establecida se pueden diferenciar, un ejemplo de esto vendría  siendo el ombú silvestre que se encuentra en el nordeste argentino, este ejemplar comparado con el que se cultiva en Buenos Aires presenta un porte diferente ya que su tronco tiene algunos metros más de altura y de diámetro.

Las hojas que tiene el ombú son de gran tamaño, teniendo hasta unos 20 cm de largo y es de forma elíptica, su color es de un verde oscuro brillante, aunque en el envés es un poco más claro. Son alternas y su peciolo tiene muy poca longitud. Dependiendo del ejemplar puede mantener durante todo el año las hojas o puede perderlas en invierno.

Sus flores son dioicas, como se mencionó anteriormente y presentan un color blanquecino, están dispuestas están en pequeños racimos terminales de entre 5 a 15 cm de largo, sus pies son separados y sus pedicelos son de unos 4 a 5 mm de largo.

Llegan a florecer en primavera, sus flores femeninas contienen entre 10 y 12 carpelos y las masculinas entre 20 a 30 estambres; en donde sus periantos tienen de 4 a 5 piezas.

Ombú

En el caso de su fruto es de un color amarillento excepto cuando ya está madura ya que adquiere un color marrón, también se le puede llamar baya, contienen varias semillas que son ovoides y que miden uno 3 mm de largo y son de color negro brillante.

Se cree que el Ombú fue introducido por primera vez a Europa, gracias al hijo de Cristóbal Colón, es decir, por Hernando Colón, el cual decidió plantar varios de estos ejemplares en Sevilla (España), siendo el más reconocido el que se ubica en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla. (Ver artículo: Tipos de rosas)

En Argentina, el ombú tiene una gran popularidad que llega a ser comparable solo con el seibo y con el algarrobo. Se le han dedicado numerosos poemas y en el año 1927 se le consagró como árbol patrio, por el voto popular. En España se ha logrado establecer muy bien el ombú por lo que hay algunos que han realizado una hipótesis sobre el origen de esta especie en los lugares españoles.

Retiene grandes cantidades de agua, esto le permite que pueda sobrevivir en los lugares en donde hay sequía. Es inmune a una gran cantidad de insectos que llegan a desprender las hojas de la flora pampeana, esto se debe a que su savia es toxica, además que el ombú crece de manera acelerada.

Aunque generalmente se desarrollan ejemplares aislados también se pueden encontrar en varios grupos como en el “Monte de ombúes” el cual se encuentra a las orillas del arroyo Valizas en el Departamento de Rocha, este se caracteriza por ser el único del mundo que contiene una gran cantidad de especímenes juntos llegando a extenderse por una franja de 20 km.

Ombú

De igual forma, ubicada en el Cerro de Arequita, en Lavalleja se encuentra la “Isla de ombúes” el cual fue declarado como Reserva de Biosfera por la UNESCO, también declarada como Reserva de Flora y Fauna por el Estado Uruguayo por el año 1966.

La leyenda del Ombú

Existe una leyenda sobre el Ombú, la cual trata de que hace muchos años, en una tribu habitaba un cacique que tenía una hija muy bella llamada Ombí; por muchos años las tierras en donde estaba la tribu eran muy prósperas, sin embargo, no todo fue feliz ya que un día la tierra comenzó a secarse, gracias a que las lluvias habían desaparecido y por lo tanto los cultivos empezaron a morir.

Los habitantes intentaron todo lo que se les ocurrió, pero todo fue en vano, tanto así que había llegado el momento en donde solo unas plantas habían quedado vivas por lo que había surgido la pregunta de quedarse y morir de hambre o buscarse otro logar en donde vivir.

Solo había quedado una persona que le quedaba fe suficiente para mantenerse y luchar por el hogar en donde siempre habían estado y esa era Ombí, por lo que tomó coraje y se sentó cerca de la última planta viva para hacerle sombra, y así pasaron días, pero Ombí estuvo inmóvil a su lado, manteniendo con vida la muy débil hierba.

Hasta que un día cuando los habitantes se despertaron encontraron en lugar de la joven dándole sombra a la planta a un árbol de gran magnitud justo en el mismo lugar donde solía estar ella, dicho árbol  le otorgaba sombra a la planta al igual que había hecho la joven días atrás, después de esto las lluvias empezaron a llegar generando un gran festejo y gracias al valioso esfuerzo que hizo Ombí al árbol se le apodó Ombú.

Nombre Científico

El nombre científico del Ombú es Phytolacca dioica, como se mostrara más adelante en su taxonomía. La palabra Phyntolacca se deriva del griego φυτόν que es phyton el cual significa planta y la palabra latina lacca que quiere decir, un rojo tinte; en cambio la palabra dioica es un epíteto en latín que quiere decir “con dos casas”.

El nombre Ombú se cree que proviene del vocablo umbú del idioma guaraní el cual significa bulto oscrurp o sombra, sin embargo, esta palabra no proviene de su distribución geográfica ni del idioma guaraní, según león Cadogan en el año 1957 contribuyendo en el estudio de la Nomenclatura Guaraní  explica que el termino no es orgen guaranñi.

Taxonomía

Reino: Plantae

División: Magnoliphyta

Clase: Magnoliopsida

Orden: Caryophyllales

Familia: Phytolaccaeae

Género: Phytolacca

Especie: Phytolacca dioica

Ombú

Reproducción

Las flores son unisexuleas las cuales se dividen en las flores masculinas y en las flores femeninas (aquellas que tiene  fruto o baya), sin embargo, en ambos casos estos presentan con largas inflorescencia.

La reproducción del Ombú se puede realizar de dos maneras, la primera que es la más frecuente es a través de las semillas. Estas se pueden recolectar en otoño, las cuales se encuentran en una formación de racimos que están pendiendo de la planta. Cuando se va a sembrar se puede realizar tanto por bandejas como por cajones, lo que sí es importante a la hora de realizar es que tiene que ser profundas.

Luego de esto se esparcen las semillas al vuelo, para después cubrirlas con una capa delgada de sustrato; hecho lo anteriormente mencionado se tiene que regar con abundante agua y colocarlas e lugar que esté protegido de la lluvia y del sol directo. Si se desea se pueden colocarla en las oscuridad o taparlas con vidrio, aunque esto no es necesario.

Las semillas del Ombú tiene un alto poder germinativo lo que quiere decir que al cabo de unas 3 o 4 semanas ya germinara; ya cuando las plantas hallan crecido es necesario que se les cambie de lugar en done les dé un sol directo, así mismo tienen que estar protegidas por una malla plástica o media sombra la cual deje pasar un 50% de luminosidad.(También te recomendamos leer: soñar con rosas)

Ombú

Cuando las plántulas posean un mínimo de unas 4 o 5 hojas es necesario que se trasplante a las macetas individuales; esta operación se va a tener que realizar entre unas 3 o 4 veces ya que como se ha explicado con anterioridad, su crecimiento es acelerado, sobre todo en su época vegetativa, la cual se comprende entre las estaciones de comienzos de la primavera hasta los comienzos del otoño.

En cada uno de los repicados aumentara el tamaño de las macetas. En donde se tiene que saber que no se tocaran las raíces ya que se tiene que dejar crecer libremente y el sustrato que se utilizará es solo uno el cual es creado con una base de resaca, vermiculita, material poroso, sepiolita, arena, entre otros, aunque también se puede preguntar cuál sería mejor en una tienda.

La otra técnica que también se puede emplear para su reproducción es por medio de los esquejes, la cual se tiene que llevar a  cabo solamente a finales de la primavera y a comienzos del verano. Para esto se necesitan unos gajos de grandes diámetros para así conseguir unos buenos resultados. (Ver artículo: Jazmín enredadera)

Lo siguiente es que se van a plantar en unas macetas individuales en donde el sustrato contenga un 50 % de arena y un 50 % de resaca, sabiendo esto luego se van a ubicar en un lugar que este iluminado pero que no tenga un sol directo. Para que el enraizamiento sea bueno se tiene que regar cada 10 días con una solución que tenga la hormona del enraizamiento, pero si comienzan a aparecer brotes se tiene que suspender.

Cuando esto suceda inmediatamente se tiene que mover a un lugar en donde paulatinamente se expongan al sol, los cuales siempre tiene que estar protegidos por una malla de media sombra; para que cuando llegue la primavera siguiente sean trasplantados a unas macetas de entrenamiento para así recibir por primera vez su moldeado.

Ombú

Cuidados

Es importante mencionar que el Ombú tiene que plantarse en espacios abiertos, y pueden ser cultivados tanto individuales como en grupos. No se debe plantar a menos de 10 m de las construcciones, ni tampoco cerca de los pavimentos que son acerados ya que eso generaría que la losa se levante durante los años.

Acepta de buena manera los trasplantes esto hace que sea idónea para emplear el arte del bonsái, es libre de las enfermedades y de las plagas. Aunque generalmente sea libre de plaga durante los periodos de primavera los pulgones pueden aparecer en los ejemplares jóvenes pero estas fácilmente se pueden eliminar con na solución que actúa rápidamente sobre ellos.

Las cochinillas también son una de las plagas que también pueden afectarle al ombú estas son de color blanco y se van a poder observar en las partes rugosas de las ramas y del tronco en donde rodean los brotes que son jóvenes o en algunos casos el envés de las hojas, esta al igual que la anterior se le puede aplicar una solución que las elimine mediante el contacto, sin embargo, si son muy resistentes se requiere utilizar un producto sintético.

Ombú

cochinillas

Existe un parásito que aparece en verano y son las arañuelas pardas y las rojas, estas llegan a activarse cuando las temperaturas aumentan y la humedad baja, para poder saber si este parásito está afectando al Ombú se puede observan en el envés de las hojas en donde ellas forman colonias, luego de esto las hojas van perdiendo su color característico para adquirir un tono amarillo.

Para combatirlas se tiene que aumentar la humedad para luego con un acaricida combatirlas, ese parasito es muy resistente por lo que se va a tener que ir o mezclando o variando los productos a utilizarse.

Por último, la siguiente plaga también aparece durante el verano las hojas pueden ser víctimas de las pequeñas larvas miandora, estas llegan a escavar las alergias que están debajo de la epidermis del foliolo, llegando a tener algunas veces un aspecto bordado.

Existen otras larvas que utilizan las hojas para alimentarse y para construir un refugio, para esto unen dos o más hilos de seda, en estos casos lo mejor que se puede hacer para eliminarlas es utilizar un orugicida sistemático.

A esta planta le gustan los suelos húmedos, aunque puede ser colocada en cualquier naturaleza. Llega a resistir la salinidad de los climas marinos, por lo que también puede estar cerca del mar. En el caso de la poda no es muy necesario generalmente se recomienda para suprimir la vegetación próxima del suelo.

Ombú

arañuelas rojizas

Además el ombú puede soportar los climas semiáridos ya que puede acumular una gran cantidad de agua. Se tiene que plantar en los lugares en donde hay sol y que su temperatura sea cálida, aunque puede llegar a resistir los climas helados y los climas costeros.

Una manera fácil y sencilla para engrosar el tronco del Ombú y es trasplantarlo en una maceta grande el cual contenga un sustrato con buenas cantidades de porosidad, que este regado adecuadamente y bien abonado. Para que esto funcione correctamente se tiñe que pasar entre 1 a 2 años para que el grosor del tronco aumente.

No se recomienda alambrado ya que sus ramas se pueden resquebrajar y se marcan muy fácil. Por lo cual la mejor manera de moldearlo es con la poda y pinzado, además de que si es necesario se pueden usar las pesas o los tensores.

El riego se tiene que hacer cuando la superficie este bien seca, para luego con abundante agua hasta que se aprecien las salidas del agua por los agujeros del drenaje. Se tiene que saber que para poder tansplantarlo es necesario que sean jóvenes de entre 1 o 2 años, a más tardar entre unos 3 a 4 años.

En el caso de querer pinzarlo se recomienda que dejar que crezca la rama hasta que esta tenga unas 7 o 8 hojas, para que al cortar queden solo 2. Si se desea se puede defoliar en el verano ya que con esto se reduce el tamaño de las hojas.

Ombú

Usos

Gracias a la amplia copa que tiene el Ombú sirve para protegerse del sol más fuerte, en el pasado era muy utilizado este método cuando los viajeros se detenían por el fuerte sol, ocultándose en los ombúes, gracias a esto se le conoce como “el amigo del gaucho”, así como también ganándose el respeto de los habitantes en donde esta especie se encontrara.

Aunque su madera tiene varias características herbáceas, el ombú posee muchas utilidades entorno a los habitantes de las regiones de la llanura pampeana, ya que en primer lugar sirve como refugio (como ya se mencionó), en segundo lugar sirve como hito o señal para situar los territorios y las distancias en la planísima llanura y en tercero gracias a la sombra que esta genera ayuda a mantener la humedad superficial del suelo cercano a estos ejemplares.

Ombú

Frutos

Posee además varias propiedades medicinales, ya que sus hojas contienen laxantes (Es un depurador del organismo), en las hojas y en las cenizas de las ramas posee propiedades cicatrizantes de la piel; para los dolores de cabeza y la insolación se crea un cataplasma para esto se necesitan hierba buena, altamisa y hojas de ombú, para luego aplicarlo en la zona afectado.

Con los frutos se pueden a aplicar para lavar la ropa y por las formas que tiene tato el tronco como sus raíces este sirve como albergue, como ya se mencionó se tiene que desecar primero los troncos y las raíces para que estos sirvan como leña.

Resulta curioso resaltar que existen varios dichos en relación con el Ombú como “Casa con ombú, acaba en tapera” la tapera es una casa abandonada que se encuentra en la llanura, por lo que trae mala suerte, y otro “el ombú no sirve ni para hacer fuego”.

Ombú

Dolor de cabeza

Ombú bonsai

Gracias a las características que posee el Ombú lo hacen apto para emplear la técnica conocida como bonsai, la cual consiste en cultivar un árbol o arbustos controlando el tamaño para que así adquieran un menor tamaño del que estando en su ambiente natural tendrían, es considerando un arte ya que se tiene que emplear varias técnicas como el trasplante, el alambrado, la poda, el pinzado entre otras.

Gracias al crecimiento acelerado que el Ombú posee y por su inclinación a engrosar sus tallos,  en muy poco tiempo se tendrá unos resultados muy impactantes. Siendo importante señalar que en el proceso del trasplante del árbol hacia la maceta definitiva del bonsai, el desarrollo del diámetro del tronco disminuirá por la poca profundidad.

Sin embargo, va hacer muy probable que dentro de un año se tenga que remodelar la forma del bonsai, esto se puede producir por temas atmosféricos o simplemente por el descuido del riego, generando que las ramas secundarias y terciarias se sequen inclusive las primarias.

En el caso de estos inconvenientes no es necesario que se desesperen ya que solamente se tiene que esperar hasta que la primavera comience para cortar la mitad de las principales ramas, para que después de un tiempo comiencen a salir las nuevas ramas que le darán un nuevo aspecto al bonsai en donde va hacer más compacta y con sus hojas más pequeñas.

En el caso del trasplante y de la pode del bonsai de Ombú, en el caso de las raíces se tiene que realizar a principios de la primavera y todo los años en las plantas jóvenes, pero con el paso del tiempo esto se va a ir reduciendo a medida que aumente la edad del bonsai, específicamente después de haber pasado unos 10 años en adelante.

La ubicación de este árbol será en los lugares media sombra, y si se desea colocar en los lugares que tiene un sol directo se tiene que tomar las medidas necesarias, ya que aunque crecerá más compacto sus hojas adquirirán un color amarillento. Se recomienda que no se descuide ni el abono ni el riego, en el caso del fertilizante este va hacer rico en nitrógeno y con una baja concentración; todo esto con la finalidad de evitar que el tamaño de las hojas aumente.

Sin embargo se tiene que tener mucho cuidado con su cuidado ya que muchos de los agricultores y jardineros no los tratan bien ya que los riegan en exceso, haciendo que vayan poco a poco acumulando una gran cantidad de agua, por lo que surge el riego de que se pudra el tronco y las raíces; para poder distinguir cuando el riego es excesivo se va a ver el tronco blando y arrugado, así como también sus hojas caídas y blandas.

Ombú

Bonsai

Ombú para la suerte

No se sabe ciertamente si esta especie trae o no trae mala suerte, ya dependerá de cada quien su opinión al respecto de este punto; pero es necesario añadir que para los gauchos el Ombú es una planta que trae mala suerte, sin embargo, desde hace mucho tiempo al Ombú s ele a considerado uno de las plantas nativas de América del Sur con muchas cualidades ornamentales.

Otras personas consideran que además de que trae mala suerte es inútil. En el caso de su mala fama se debe a que posee un tronco pero no madera y es uno de los recursos más escasos que se encuentran en la pampa silvestre, por lo cual los habitantes lo consideran inservible ya que no ofrece leña.

Ombú

En cambio hay gente que lo considera de buena suerte así como también que posee buena fama ya que además de dar protección contra la sombra tiene grandes cantidades medicinales como los laxantes y para tratar al ganado, cuando se va a cortar el monte, los haceros cando sufren de heridas utilizan su las cenizas de las ramas y las hojas del ombú para que se tenga tanto una buena cicatrización como una buena coagulación.

El Ombú se puede reproducir por dos formas tanto por las semillas como por los esquejes, aunque generalmente no posee ni plagas ni enfermedades, en algunas épocas  de año puede ser afectado por varias plagas que si se les da el mejor de los cuidados desaparecen rápidamente, si se desea se puede convertir en un bonsai, todo una belleza de la naturaleza.

Leave a Comment